Niños

psicoterapia niños

Los niños necesitan para crecer sanos seguridad, amor, y sentir que pertenecen a su familia . Si sienten, consciente o inconscientemente, que algo puede fallar, van a tratar de buscar la manera de demandarlo, tratando de buscar el equilibrio aunque no sea de una manera adecuada. Los padres escuchan el malestar del hijo y se angustian porque se encuentran que no saben a qué es debido ni cómo gestionarlo.

Los síntomas que pueden tener son dolores físicos, alteraciones del sueño, apetito, control de esfínteres, alteración del comportamiento, fracaso escolar generando malestar en el niño y en la familia que no saben a qué es debido.

Las entrevistas con los padres ayudan a poder entender todo este malestar y poder dar un sentido y otra mirada que puede ayudar a disminuir ese sufrimiento.

Motivos por los que la consulta está indicada y recomendada:

  • Alteraciones en el sueño
  • Alteraciones en la alimentación
  • Alteraciones en el control de esfínteres
  • Trastornos en el comportamiento
  • Situaciones que le generen ansiedad
  • Tics, obsesiones, manías
  • Miedos, fobias.
  • Hiperactividad
  • Fracaso escolar
  • Alteraciones en la relación con los padres, hermanos o compañeros.
  • Trastornos generalizados del desarrollo.
  • Situaciones de duelo: separaciones de los padres, muerte de un ser querido, enfermedades graves.

Se comienza con una valoración y si estuviera indicado, tratamiento.

1. Valoración psicológica

Con una valoración se ofrece una comprensión del funcionamiento psíquico del niño más allá de los síntomas que presenta. Se trata de entender la causa de la preocupación que trae la familia y ofrecer otra mirada que nos pueda ayudar a una mejor comprensión de ese problema. Esta valoración se desarrolla en el marco de varias entrevistas de los padres y de su hijo, recopilando toda la información por ellos aportada.

Se valoran todos los aspectos relacionados con el funcionamiento psíquico: afectivos, cognitivos, lenguaje y comunicación y sociales. Se da una explicación global del problema desde un punto de vista psicodinámico y se ofrece una propuesta de tratamiento si es necesaria.

2. Tratamiento psicoterapéutico

Hay momentos puntuales en la vida de un niño que le pueden suponer un sobreesfuerzo psíquico , puede necesitar una intervención breve para poder elaborarlo y poder continuar con su proceso de crecimiento y maduración psíquica propia de la edad. 

Otras veces, nos encontramos con mayores dificultades que hacen necesaria una intervención psicoterapéutica específica y adaptada a sus necesidades.
Las herramientas de trabajo son el juego, el dibujo y la palabra.

El niño está en un proceso de constitución mental, en movimiento, en evolución y eso permite que con el tratamiento el niño mejore.

Entendemos que hablando de niños, la atención familiar es imprescindible. El abordaje con los padres a lo largo de todo el proceso terapéutico es una actividad prioritaria.

Rescatar, recuperar y fortalecer la función de los padres es prioritario en este trabajo. La relación afectiva padre-hijos es fundamental para una mejoría en el proceso terapéutico

Una parte muy importante del trabajo es la coordinación con aquellos profesionales del entorno próximo al niño. Esto puede incluir el entorno escolar, como la coordinación con profesionales sanitarios. El objetivo es una mayor comprensión del niño y, por consiguiente, una mejoría terapéutica.